Actividades | Charros de San Bartolo Ameyalco | Integrantes | Album de fotos | Enlaces | Enlaces nuevo | Caballos/Alimentación | Indumentaria | Caballos/Razas | Caballos/Cuidados | Suertes
 
Caballos/Cuidados
 
 
Imagen
EL MEJOR LUGAR PARA LA CABALLERIZA
Imagen
Antes que nada debes considerar la ubicación y orientación de la caballeriza. Ubícala sobre un terreno plano y un poco alto, para que cuando llueva no se encharque y para que la orina de tu caballo escurra con facilidad. Se trata de evitar el exceso de humedad tanto de fuera como dentro de la caballeriza.



La orientación de la caballeriza es un punto importante en el bienestar de tu caballo. Trata de ubicarla de tal manera que no pasen por ella corrientes de aire frío y que las puertas se encuentren en dirección hacia donde sale el sol, así durante la mañana y gran parte de la tarde llegarán directamente los rayos del sol, la cama se mantendrá seca y tu caballo podrá disfrutar de un buen baño de sol sin tener que salir de su caballeriza. El sol es necesario y benéfico para cualquier individuo, porque ayuda al organismo a sintetizar vitamina D, importantísima para la fijación del calcio. Sin embargo, en climas cálidos se recomienda que el eje longitudinal de la caballeriza quede orientado en dirección este oeste, para evitar que los rayos solares incidan de manera constante al interior de la caballeriza lo que provocaría un aumento de la temperatura interna. Por el contrario en zonas frías la orientación será de norte a sur, pues se busca exactamente lo contrario que el sol pueda entrar.

imagen
LAS MEDIDAS Y LOS MATERIALES
Construye la caballeriza con materiales sólidos que el caballo no pueda destruir si se le ocurre patear. Para cualquier caballo de talla grande —no percherón— la caballeriza mide 4 x 4 metros, con 3.60 metros de alto en la pared posterior, y una ventana en la parte superior de esa pared, de 1 metro de ancho por 80 centímetros de alto. La pared anterior mide 3 metros de alto. Se trata de mantener una pequeña inclinación en el techo para que el agua de lluvia no se estanque en él y lo humedezca. El techo puedes construirlo con diversos materiales como: colado, teja, láminas de asbesto, etcétera. Las láminas de metal o fierro no son recomendables porque producen mucho ruido cuando llueve y los caballos se ponen muy nerviosos. Constrúyele una puerta estándar de 1.30 ó 1.50 m de ancho y 2.40 m de alto. Estas medidas proporcionarán espacio suficiente a tu caballo para moverse sin riesgos de lastimar o raspar alguna parte de su cuerpo.

imagen
TIPOS DE PUERTAS

Existen varios modelos y tipos de puertas. En todos los casos es imprescindible que coloques los seguros, remaches y herrería en la parte externa de la puerta y a un tercio de distancia de abajo hacia arriba de la misma, para que el caballo no se lastime las rodillas o alguna otra parte del cuerpo al asomarse. Si la puerta ya está instalada y tiene herrajes, alambres, clavos o algún otro objeto por dentro que pueda lastimarlo, cuelga una llanta, bien fija que no pueda quitar el animal y así no se lastimará.

Puerta holandesa: consta de dos hojas, una superior de 1.30 m de alto y una inferior de 1.10 m de alto. Esta puerta se considera la mejor porque permite que el caballo se asome durante el día y le brinda una mayor ventilación a la caballeriza. En época de frío, estas puertas pueden cerrarse completamente para proteger al caballo de las corrientes de aire.
imagen
Puerta corrediza: Es útil y funcional siempre y cuando cuenten con una puerta interna, y una ventana para que puedan ver hacia afuera.
imagen
Puerta de una hoja o ciega: Este tipo de puerta no es muy conveniente porque no hay ventilación suficiente en la caballeriza, el caballo no se puede distraer asomándose y tú no puedes ver lo que sucede dentro.Además de que en una emergencia es muy riesgoso abrir la puerta completamente, puedes recibir una patada o tu caballo salir desbocado y lastimarte seriamente. Esta puerta puede ser útil si las combinas con otra puerta interna.

imagen
Puertas internas: Estas son muy útiles para mejorar la ventilación de la caballeriza, pueden ser de malla con herrería, de barrotes con espacios de 5 cm entre cada uno o incluso si tu caballo no es muy audaz saltando, con una simple cuerda atravesada a la mitad de la puerta es suficiente.

Recuerda colocar todos los pasadores de seguridad fuera y lejos del alcance de tu caballo, ya que podría abrir la puerta y escapar, pelearse con otros caballos, abrir más puertas y hacer una fiesta sin tu permiso o en el peor de los casos irse directamente al granero,a comer lo que su estómago le permita y enfermarse gravemente.

imagen
EL PISO Y LA CAMA
Asegúrate que el piso de la caballeriza esté al mismo nivel que el de los pasillos para evitar que tu caballo tropiece al salir y que cuente con las siguientes capas:

Tierra apisonada
Piedra porosa
Material blando absorbente —arena, arcilla u hormigón
Material de cama

Como material de cama puedes utilizar paja de avena o heno, aunque no es un material muy absorbente, con un buen manejo de limpieza dura hasta 10 días, pero si tu caballo se come todo lo que encuentra, no es una buena elección, pues terminará con ella en un día y pudiera enfermarse de cólico.

imagen
El aserrín es absorbente pero suelta mucho polvo fino que penetra en la mucosa nasal de tu caballo y le causa daños severos.


imagen
La viruta de madera resulta cómoda para tu caballo y con una buena rutina de limpieza y remoción dura de 25 a 30 días, además es un material de cama fácil de conseguir y muy absorbente.

imagen
La cama de estiércol es buena siempre y cuando seas muy estricto con la higiene, debes sacar el estiércol diariamente de la caballeriza, colocarlo bien extendido en una superficie plana y exponerlo a los rayos del sol para que se deshidrate y se desinfecte -el sol tiene poder bactericida, parasiticida y viricida. Por la tarde ya que esté bien seco, debes esparcirlo de nuevo por toda la caballeriza. Este procedimiento requiere mucho tiempo y generalmente las personas que atienden a los caballos no cuentan con él. Además sólo puedes el estiércol de la caballeriza de tu caballo, pues es un vector eficiente de enfermedades entre uno y otro caballo.


La cama de papel periódico es una excelente opción si tu caballo es alérgico o hipersensible al polvo.

Dentro de las instalaciones puede haber un corredor central, que normalmente separa dos hileras de caballerizas y los pasillos laterales, que normalmente rodean las caballerizas.

imagen
Considera que tanto los pasillos, como los corredores de las instalaciones de las caballerizas sean suficientemente amplios para que tu caballo pueda dar la vuelta libremente, generalmente miden de 3 m de ancho. Para evitar accidentes escoge un material antiderrapante para el piso de los pasillos, si es de cemento se puede picar para que tenga agarre.

imagen
COMEDEROS Y BEBEDEROS
Los comederos generalmente son de cemento, esto es bueno siempre y cuando vayan de a cuerdo con las dimensiones de cada caballo, pues no es lo mismo un comedero para un poni que para un percherón. ¿De qué tamaño es tu caballo? Para los caballos de talla grande los comederos son de 50 x 60 cm de ancho y se colocan a la altura del pecho del animal.
imagen
Algunos autores y veterinarios recomiendan las pasteras, sin embargo con el jaloneo para coger la pastura de la pastera, ésta siempre termina cayendo al suelo y el animal felizmente la consume de ahí.
imagen
Selecciona un bebedero amplio y ligeramente profundo para que tu caballo beba agua cómodamente. Hay diversos tipos de bebederos, generalmente se usan cubetas de 20 litros —cubetas de pintura grandes—, si esa es tu elección, fíjala a una pared para que el animal no tire el agua y provoque exceso de humedad dentro de la caballeriza. También hay bebederos de cemento y automáticos. Los de cemento requieren una limpieza regular con la ayuda de un cepillo para evitar el crecimiento de lama que causa enfermedades digestivas a tu caballo. Los automáticos, son cómodos pero también tienen sus inconvenientes: debes limpiarlos a fondo regularmente, si vives en zonas frías en invierno el agua se congela en las tuberías y finalmente, con este tipo de bebederos no puedes verificar la cantidad de agua que está bebiendo tu caballo.

imagen
PARIDEROS Y CABALLERIZAS DE SEMENTALES

Los parideros miden 6 x 6 m como mínimo para evitar que la madre pise o aplaste a su potro.



imagen
La caballeriza para el semental es de 4 x 4 m y generalmente cuenta con una corraleta de 50 m2 a la que el caballo tiene libre acceso para ejercitarse cuando lo desee. El propósito es tener un semental tranquilo y manejable.

imagen
HERRAJES

Desde el año 1500 a.C. se han utilizado los caballos intensivamente y protegido sus cascos, por ejemplo, en el oriente se utilizó una especie de herradura de madera, hierbas y raíces.

En Egipto y Persia se empleó la herradura de metal atada al casco por medio de correas. El ejército Mongol utilizaba un tipo de protecciones de piel para el casco. Las sandalias, botas y calcetines fueron usadas por los caballos de los griegos y romanos a las que más tarde se agregó una placa de fierro.

El herraje tal como lo conocemos, es decir con clavos, inició en el año 400 d.C.

El herraje modifica la estructura y función normal del casco, sin embargo se utiliza por los beneficios que proporciona. El motivo principal es proteger al casco de lesiones y del desgaste intenso al que se ve sometido, además proporciona mayor tracción y sirve como correctivo en muchos problemas de conformación.

Para herrar adecuadamente a un caballo se requiere el conocimiento de la fisiología y anatomía de las extremidades, para no alterar sus funciones de modo negativo.

La herradura es una pieza de metal con forma semicircular que se fija al casco por medio de clavos. El tipo de herraje de un caballo depende de su función zootécnica, es decir, un caballo de salto tiene una herradura diferente a la de un caballo de tiro o a la de un caballo charro o uno de carreras.

Las herraduras pueden ser de diferentes materiales: hierro, hierro acerado, acero, aluminio, aleaciones e incluso hay herraduras de caucho. El material de la herradura se determina por la función del caballo y por el costo y duración del material. En México lo más común es utilizar hierro para las herraduras de los caballos, esto es por que su costo es bajo y es un material resistente.

Las herraduras de las manos de los caballos tienen forma de semicírculo a diferencia de las herraduras de las patas que tienen forma de "U".

PARTES DE LA HERRADURA
imagen
La herradura se divide en las siguientes partes:

Ramas: Son dos, se unen en la pinza del casco y dependiendo del tamaño de éste pueden ser de talla dos al seis. Las tallas más comunes son la cuatro, cinco y seis.

Callos: También reciben el nombre de talones, por la región que protegen, son los extremos de la herradura.

Caras o tablas: Se refiere a la superficie que se encuentra en contacto con el casco y a la superficie que está en contacto con el suelo.

Bordes: Existe un borde interno y un borde externo.

Anchura: Es la distancia que hay entre los bordes de la herradura. Una herradura puede ser ancha o angosta de tablas, esta anchura se modifica en las diferentes partes de la herradura para formar el semicírculo.

Espesor: se refiere a la distancia que existe entre las dos caras o tablas.

Justura: Se llama así a la curvatura regular y calculada de la cara superior de la herradura.

Asiento: Es la cara que está en contacto con el casco del caballo.

Descanso: Es la parte de la herradura que sobresale hacia los lados del casco, la finalidad del descanso es aumentar la superficie de apoyo, y estimular el crecimiento lateral del casco, también evita que la muralla sobresalga del borde de la herradura.

Claveras: Son los agujeros por los que pasan los clavos, se llaman claveras carniceras cuando están más cerca del borde interno y claveras someras cuando están cerca del borde externo.

Canaladura o ranura: Es el canal que recorre a la herradura por la cara que se encuentra en contacto con el suelo. La canaladura se interrumpe a la altura de las pinzas o lumbres.

Pestañas: Son pequeñas láminas que sobresalen de la herradura y su función es fijarla, evitando que resbale de su posición correcta, se localizan en la lumbre o hacia los lados, a la altura de la unión entre el hombro y las cuartas partes. Una pestaña reemplaza a dos clavos y se emplea comúnmente en caballos destinados al salto.

Garras o pestaña inversa: Son aditamentos salientes que se utilizan para aumentar la tracción. Están situadas en la pinza, y principalmente se utiliza en caballos de carreras parejeras y en caballos de carreras de hipódromo.


Tacones o blocks: Son aditamentos de las herraduras que se aplican para favorecer la elevación de los talones. Principalmente se utilizan en caballos de campo que viven en terrenos pedregosos y con pendientes, principalmente en herraduras de las manos. En caballos de carreras se utilizan solamente en las herraduras de las patas.

Ramplón: Es una saliente aguda o repliegue que se localiza en los callos o talones de la herradura para aumentar la tracción. Se utiliza principalmente en el callo externo de las patas de caballos de hipódromo, para mantenerlos en el riel. En época de lluvias se utilizan en ambos callos para evitar que el caballo resbale, además que se pueden intercambiar como tornillo, principalmente se utiliza en las pistas de pasto en caballos de salto.

TECNICAS DE HERRAJES
imagen
Para herrar un caballo existen dos técnicas, la primera de ellas es el herraje a fuego o en caliente, y la segunda es el herraje en frío.

En la primera técnica se requiere tener la fragua cerca para calentar las herraduras al rojo vivo, y de esta manera se prepara la justura y se amolda perfectamente al casco. Los inconvenientes de este tipo de herraje es que el calor deseca al casco, lo hace quebradizo y menos flexible, por lo tanto es más propenso a lesiones.

En la segunda técnica, no se requiere la fragua y las herraduras se colocan en frío en el casco del caballo, sin embargo la herradura no se amolda perfectamente, pero no se tienen los inconvenientes del herraje en caliente.

Tembién existen las técnicas Inglesa, Francesa y Española de herraje de caballos. La diferencia ente estas técnicas es que la inglesa utiliza la cuchilla inglesa para el corte mientras que la francesa y española utilizan el pujabante.

HIGIENE DE LA CABBALLERIZA
imagen
Saca diariamente el estiércol de la caballeriza por la mañana y por la tarde, para no darle oportunidad a los microorganismos patógenos de enfermar a tu caballo, además él y su casa lucirán siempre limpios.

Cuando tu caballo se encuentre fuera de la caballeriza por alguna razón, aprovecha la ocasión para remover totalmente la cama, procura que las partes más profundas queden en la superficie y asegúrate que toda la cama se encuentre seca y ventilada.

Por lo menos una vez a la semana cambia una parte de la cama. Si llevas un buen manejo de limpieza el cambio total de la cama lo puedes hacer cada 20 ó 30 días.

Cepilla el comedero a conciencia por lo menos una vez a la semana para retirar todos los residuos de alimento que pudieran estar adheridos ahí, para evitar que se descompongan y enfermen a tu caballo.

Si tu caballo no consume todo el alimento, retira las sobras para que no consuma alimento en descomposición, no aumente su ración del día al agregar nuevo alimento, y conozcas con exactitud cuánto comió. Si tu caballo deja de comer es indicativo de alguna enfermedad, malestar o falla en la dentadura

Limpia diariamente el bebedero, retira los restos de alimento y tierra que encuentres en él.

El buen mantenimiento de tus instalaciones se reflejará a simple vista. Pinta todas las paredes de la caballeriza por lo menos cada año. La pintura desinfecta y mata cualquier patógeno que pueda afectar a tu caballo, además tendrás una vista agradable. Encalar es una buena opción si no quieres utilizar pintura, porque la cal además de ser desinfectante no es dañina para el hombre ni para los animales.
HIGIENE DEL CABALLO
imagen
¿Cada cuando debes bañar a tu caballo? Cada que sea necesario. Si tu caballo trabajó intensamente y se encuentra muy sudado, camínalo un rato para que se normalicen sus constantes y posteriormente báñalo para retirar totalmente el sudor y lodo adheridos a su cuerpo, además, el baño le ayudará a descansar placenteramente después del trabajo.

Sí tu caballo no ha trabajado báñalo cada semana para eliminar los restos de polvo y suciedad que se hayan acumulado durante este tiempo, siempre y cuando no olvides cepillarlo diariamente para que luzca impecable y lo más importante, es que el masaje del cepillado le proporciona vitalidad, brillo, elasticidad e irrigación a la piel y pelo. De no ser así tu caballo tendrá mucha comezón por la falta de cepillado o baño y su apariencia se verá deteriorada.

Para bañar y cepillar al caballo necesitas utensilios especiales que te facilitan esta tarea, con cada uno de ellos realizas diferentes funciones en beneficio del animal:

El cepillo de crin es para cepillar el cuerpo, debe ser de cerdas blandas para no lastimar las partes sensibles del animal y poder retirar de todo el cuerpo los residuos de polvo y estiércol.

Con la almoaza puedes brindarle un excelente masaje a tu caballo y desprender fácilmente la suciedad que pudiera estar pegada a su cuerpo. También te ayuda a retirar el pelo muerto, que generalmente hace ver desaliñados a los caballos. El masaje debe darse con movimientos circulares y después retirar el exceso de polvo y pelo de la almoaza con el cepillo de crin o darle un pequeño golpecito directamente en el suelo o en una pared.

El ayate es un costal o trozo de hilo de maguey o yute, con el cual podrás retirar, después del cepillado y almoaceado, la suciedad que haya quedado y darle aún más brillo al pelo. Pasa el ayate también por el vientre, el abdomen y las patas.

Lúa o franela. Utilízala después del ayate, la puedes pasar seca o ligeramente húmeda. Sirve para que el pelo se pegue al cuerpo y luzca brilloso. También debes pasarla por las partes sensibles de tu caballo como el vientre, la panza, las patas y la cara. Puedes sustituirla por un paño.

La esponja te será muy útil para limpiarle la cara, humedécela en agua tibia y exprímela para quitar el exceso de agua.

Peine para crin. Es metálico y te será muy útil para desenredar la crin y cola de tu caballo. Este peine no quiebra al pelo y es muy sencillo de usar.

La escrepa es un utensilio magnífico para retirar el exceso de agua en el caballo cuando lo bañes. Esta puede ser de metal flexible o de plástico; el material no importa, ambos cumplen con el objetivo. También te puede servir para retirar el exceso de sudor del caballo cuando trabaje intensamente.


A BAÑARSE

Para bañar al caballo amárralo fuera de la caballeriza y cerca de un registro para que el agua no quede estancada. Primero remójalo muy bien para facilitar la limpieza, aplica un poco de champú especial para caballos o jabón neutro que también da buenos resultados y no irrita la piel. Dale masajes circulares para generar espuma, tallar el pelo y masajear la piel. También lava la crin y la cola cuidando que no le entre agua a las orejas, porque es muy molesto para él y se pondrá furioso. Enjuágalo con abundante agua hasta eliminar cualquier resto de jabón. Esta operación la puedes repetir cuantas veces sea necesario. Por último le pasas la escrepa por todo el cuerpo para ayudarlo a que se seque rápido.

Para evitar que se enferme báñalo cuando haya sol. Una vez seco el animal, puedes peinarlo con un cepillo suave siguiendo el crecimiento natural del pelo, al final llévalo a su caballeriza a descansar.

HIGIENE DE LOS CASCOS
imagen
Si tu caballo padece alguna enfermedad en los cascos no podrá trabajar y posiblemente ni sostenerse, evítale molestias.

Limpia diariamente sus cascos por la mañana, después del trabajo o de una caminata. Debes hacerlo en las cuatro patas, con un gancho especial para limpiar cascos y con mucho cuidado para no lastimar al caballo y para que tú no sufras un accidente. Levanta uno de los miembros y con la ayuda del gancho jala todo el estiércol y tierra que tenga incrustado en la suela del casco. Esto lo debes hacer de la parte anterior —la parte redondeada— hacia la parte posterior —los talones- de ambos lados —ranilla— del casco, hasta asegurarte que esté completamente limpio. Finalmente puedes cepillar toda la palma con un cepillo duro para retirar lo que haya quedado. Esta acción se repite cuantas veces sea necesario al día para que los cascos de las cuatro patas queden completamente limpios.

imagen
Es importante que limpies y revises los cascos después del trabajo o de una caminata, para conferirle comodidad al caballo durante el resto del día, además podrás darte cuenta si tiene algún objeto enterrado como piedras, alambres, clavos, alguna herida, etcétera, que pudiera afectarlo seriamente. De no limpiarlos diariamente el cúmulo de suciedad y humedad pudiera desatar graves enfermedades como cascos resecos, quebradizos, excesivamente húmedos, aguaduras, etcétera.